Infección De La Garganta - Curarnos Naturalmente Saltar al contenido
Curarnos Naturalmente

Infección De La Garganta

diciembre 6, 2019

Remedio Casero Para La Infección De La Garganta.

La infección de garganta está producido por una infección bacteriana, viral o bien una lesión. Puede ser más resistente y precisar un tratamiento a base de remedios caseros. Otras veces, esta infección se calma con unos días de reposo.

Ten presente además de esto que, en ocasiones, nuestro sistema inmunológico está algo enclenque, tenemos las defensas un poco bajas y somos más frágiles a las infecciones y a ciertas enfermedades. Así, jamás pases por alto el nutrirte apropiadamente para poder defenderte. Entonces… ¿Ponemos en práctica los próximos consejos?

1. Infusión de tomillo, miel y limón.

Nada tan fácil y efectivo como estos 3 elementos. El tomillo, por servirnos de un ejemplo, es un poderoso aséptico capaz de combatir los gérmenes, como la miel, capaz de cicatrizar, reducir la inflamación y de suavizar toda nuestra garganta siendo un muy útil remedio casero para infección de garganta.

El juntarlo con el jugo de limón, te aportará un brebaje medicinal ideal para ir tomando durante el día. Más ¿de qué manera lo preparo? Hierve en un litro de agua 2 cucharadas de hierbas de tomillo fresco. Incluye el jugo de un limón y asimismo su cascarilla. Hierve a lo largo de diez minutos. Pasado este tiempo, deja que repose diez minutos y cuela la infusión. Tómalo con 2 cucharadas de miel durante todo el día. Te va a ir curando.

 

2. Gárgaras de agua con sal.

Coge doscientos cincuenta ml de agua, y diluye en ella una cucharada de sal. Haz gárgaras con este remedio casero para infección de garganta cada hora. Más jamás lo tragues. Deja que llegue a tu garganta y que esté en ella unos segundos, después expulsa y vuelve a reiterar.

En vez de sal, asimismo puedes emplear una cucharadita de vinagre de manzana o bien aun bicarbonato de sodio. Disminuyen la inflamación, suprimen gérmenes y bacterias y tratan la inflamación de garganta de una manera muy efectiva.

3. El ajo, el mejor remedio natural.

Bien sabes que el ajo, se conoce como el remedio natural más poderoso y que disponemos al alcance de todos. Es efectivo, saludable y no tiene efectos secundarios. Entonces ¿por qué razón no emplearlo cuando sufrimos una infección de garganta? Te explicamos cómo:

Machaca un ajo y diluyelo en medio vaso de agua. Luego, tomalo. Puedes reiterar esto un par de veces al día. Sabemos que puede quedar algo de él en tu aliento, pero merece la pena hacerlo, te recuperarás rapido.

4. Compresas con té de manzanilla.

Este remedio casero para infección de garganta lo vamos a aplicar en forma de compresa húmeda en nuestra garganta. De esta forma, trabajaremos asimismo la inflamación y encontraremos alivio.

Prosigue estas pautas:

Prepara té de manzanilla, tres cucharadas en un vaso de agua (doscientos ml). Una vez haya desprendido todo el jugo de la infusión, baja el fuego y espera hasta el momento en que el té esté templado. Pon la infusión en un envase y ve humectando la compresa para después aplicarla en tu garganta. Repite el proceso cuando aprecies que se enfríe; lo idóneo es que estés cuando menos veinte minutos con este tratamiento a base de manzanilla.

 

5. Una infusión de cúrcuma y té verde.

Simple y efectivo como remedio casero para infección de garganta. Conjuntar el té verde y la cúrcuma te va a permitir rebajar la inflamación y también ir mejorando tu infección de garganta. Prepara como es costumbre tu té verde. Cuando llegue a ebullición, agrega media cucharadita de cúrcuma molida.

Toma cuando haya descansado unos cinco minutos, acompañándola con un tanto de miel. Te va a hacer sentir mejor.

6. Descansa apropiadamente.

Tu cuerpo hace frente de una infección. Un modo muy conveniente de ir cogiendo fuerzas, de dejar que nuestras defensas naturales vayan actuando, es descansando apropiadamente y su mejora será notable si acompañado del descanso tomas un remedio casero para infección de garganta. Con lo que permítete un periodo de justo reposo. ¡No pasa nada y te vas a curar!

Lo idóneo sería dormir unas diez o bien once horas cada día, con que realiza alguna siesta durante el día, y duerme lo bastante por las noches para recobrarte. Vas a ver como, poquito a poco, te marchas encontrando mucho mejor.