Saltar al contenido
Curarnos Naturalmente

ejercicios antes de ir a dormir

abril 10, 2020

Haga estos ejercicios todas las noches antes de ir a dormir y su cuerpo cambiara rapidamente.

Cuando no duermes lo suficiente, empieza la pesadilla. Amaneces terriblemente molesto, sin ganas de trabajar y el futuro te parece poco prometedor. Un montón de estrés, sedentarismo, horas pasadas frente a la computadora: todo eso hace que nuestros músculos de la espalda estén rígidos y eviten que podamos relajarnos antes de dormir. Es por eso que damos tantas vueltas durante horas antes de conciliar un sueño superficial y problemático.

Aquí le dejo varios trucos simples pero eficientes para relajar los músculos de la espalda que te ayudarán a conciliar el sueño más rápido y a dormir bien. Puedes hacerlos en la cama, sin importar tu condición física.

1 Postura del viento:

relaja toda la columna vertebral especialmente la parte baja de la espalda y los muslos en un minuto. Ademas esta postura refgula el trabajo del intestino por la tanto es bueno hacerlo por la mañana.

como hacerlo:

Acuestate de espaldas y relajate, dobla las rodillas, estira las mano hacia delante, inhala y abraza tus rodillas.

Al exhalar, abraza las rodillas, presionándolas contra tu abdomen.

Respira profundamente. Al inhala, aleja tus piernas del torso y al exhalar acercalas de nuevo.

realiza esto de 8 a 10 respiraciones ( 1 minuto).

2 Pies en la pared:

Esta posición relaja las piernas y la espalda, abre el pecho y permite que los pulmones se llenen de oxigeno antes de dormir.

Como hacerlo:

Coloca una almohada al lado de la pared, acuéstate y presiona tus glúteos contra la pared.

Levanta tus pies contra la pared.

Extiende tus brazos a los costados  y trata de abrir tu pecho.

Relájate y respira con calma, quédate en esta postura durante 1 a 2 minutos.

3 Ejercicio oleaje:

este ejercicio te permite descansar tu espalda aun mas, consiste en dos pasos:

Paso 1: Acuéstate sobre tu espalda y pon un pequeño paño enrollado debajo de tu cintura y cuello. Mueve los pies de un lado a otro, relajándote lo mas posible . Al mismo tiempo mueve la cabeza de un lado a otro sin forzar tu cuello y espalda.

Relájate completamente y sentí la ola de vibraciones a lo largo de tu columna vertebral , has el ejercicio durante un minuto.

Paso 2: Acuetate boca abajo, con los brazos en los costados y los dedos de los pies descansando sobre la cama.

Pon una almohada o toalla enrollada debajo de tu frente, sacude los pies de un lado para otro y siente como la onda es transmitida a tu cuerpo relajado. Has los movimientos durante un minuto.

4 Shavasana:

Acostate sobre tu espalda, preferiblemente sin ningún tipo de cojines o almohadas. Si es absolutamente necesario, podés usar una almohada pequeña. Cerrá los ojos.

Mantene  tus piernas cómodamente separadas y deja que tus pies y rodillas se relajen por completo.

Colocá los brazos a los costados, a una leve distancia del cuerpo, con las palmas hacia arriba.

Lleva tu atención a las diferentes partes de tu cuerpo, una por una y lentamente relajá todo el cuerpo.

Empezá llevando tu atención al pie derecho, siguiendo con la rodilla (cuando hayas concluido con la pierna derecha, llevá tu atención a la pierna izquierda) y continuá con todo el cuerpo hasta llegar a la cabeza relajando cada parte que vas recorriendo con tu mente.

Respirá profundo y con suavidad, permitiendo que la respiración te relaje más y más. La inhalación te brinda energía mientras que la exhalación te relaja.