Saltar al contenido
Curarnos Naturalmente

crema de bicarbonato

diciembre 30, 2019

Prepara la crema de bicarbonato ponla antes de dormir, adiós arrugas, manchas, espinillas y patas de gallo.

Lo que todos queremos alcanzar es el poder envejecer con total elegancia y para poder hacer esto no tenemos que recurrir a métodos costosos y de procedencia dudosa sino por el contrario recurrir a los elementos que nos brinda la naturaleza.

Sabemos que al decirte esto puede sonar como una definición un tanto antigua pero la realidad es que nosotros podemos crear remedios los cuales son netamente naturales con ingredientes que podemos encontrar en la comodidad de nuestro hogar para ser más precisos en la cocina.

Mientras unos utilizan ciertas hierbas o ingredientes para platos deliciosos nosotros los vamos a utilizar para preparar un sinfín de remedios los cuales podrán desde curar enfermedades que parecían incurables hasta brindarnos unos cuantos años más de juventud en nuestra piel.

Presta atención porque a continuación te vamos a mostrar cómo realizar una mascarilla la cual hará que tus arrugas salgan corriendo.



Aprende cómo preparar una mascarilla a base de bicarbonato de sodio Para aquellos que apenas están entrando en el mundo de la medicina natural el bicarbonato de sodio es considerado como uno de los elementos esenciales para la mayoría de preparaciones.

Esto se debe a que tiene una gran cantidad de vitaminas y minerales las cuales pueden ser de gran utilidad para eliminar problemas tales como imperfecciones en la piel, infecciones, entre otros.

Si aprendes a utilizar esta mascarilla de forma adecuada y sigue los pasos que te estamos diciendo podrás eliminar las arrugas, manchas y pecas piel opaca o maltratada.

Ingredientes:

Par de cucharadas de bicarbonato de sodio.

Una taza de agua mineral.

2 cucharadas de zumo de limón.

Una cucharada de miel de abeja.

Algún aceite que sea de tu preferencia.

Preparación y modo de uso:

Mezcla el agua con el bicarbonato de sodio remueve bien hasta que quede una crema homogénea.

Añade las gotas de limón si tu piel es grasa. Media cucharada de miel si tu piel es muy seca, todo dependiendo de lo que necesites.

Complementa con una aspirina si así lo deseas. Mezcla nuevamente todos los ingredientes durante 2 minutos y luego estará listo para ser aplicado Esta mascarilla aplícala por todo el rostro evitando los alrededores de tus ojos.

Espera 25 minutos y luego retira con agua abundante. Repite este procedimiento tres veces a la semana durante un mes y poco a poco verás como las arrugas se van desapareciendo.