Saltar al contenido
Curarnos Naturalmente

Cerezo

octubre 30, 2019
cerezo

Árbol que puede llegar a los 25 metros de talla, corteza de color marrón rojizo, que se desprende en anchas bandas transversales. Flores blancas de 2 a 3 cm de diámetro que aparecen antes o al tiempo que las hojas. Estas al caer adquieren una tonalidad rojizo – anaranjada muy decorativa. Frutos globosos, carnosos, de color rojo negruzco.

Nombres

Nombre científico: Prunus avium.

Familia: Rosáceas.

Cultivo

Especie nativa de casi toda Europa, Asía menor y norte de África. Parte utilizada: fruto y pedúnculos de los frutos.

Propiedades

Laxante y tonificante del aparato digestivo. Depurativo de la sangre, anti inflamatorio y anti artrítico. Los pedúnculos de los frutos (rabos de cereza) contienen sales minerales (sobre todo de potasio) y flavonoides, principios a los que deben su acción diurética suave, segura y exenta de efectos secundarios. Constituye uno de los mejores diuréticos vegetales conocidos.

Los obesos se beneficiarán especialmente de este medicinal fruto pues los hará adelgazar sin riesgo de desnutrición o de desequilibrio mineral. Además, las cerezas tienen la propiedad de atenuar la sensación de hambre. La cura de cerezas se realiza consumiendo como único alimento medio kilo de frutos maduros, 4 o 5 veces diarias, durante 1 a 2 días.

Si las cerezas son silvestres, se recomienda tomar una cantidad menor, pues contienen una mayor proporción de principios activos. Los que padezcan de debilidad gástrica o de digestiones lentas, deberán tomar las cerezas hervidas. Se recomienda intercalar entre las tomas de frutos, varias tazas de tisana de pedúnculos (rabos).

Por la decocción de pedúnculos, se hacen hervir 50 gramos de rabos de cereza (frescos o secos) durante 5 minutos. Se toman varias tazas al día, ya sea de forma aislada o bien en combinación con una cura de cerezas.