Saltar al contenido
Curarnos Naturalmente

Cebolla, ajo y limón

diciembre 26, 2019

Cebolla, ajo y limón los tres remedios super poderosos

Se trata de tres alimentos que no pueden faltar en casa porque están presentes en miles de recetas.

Propiedades de la cebolla.

Beneficios de la cebolla .

Este bulbo comestible se viene usando desde hace miles de años en Asia y Europa y también es muy consumido en América. En cuanto a sus bondades remarcamos las siguientes:

Es una gran fuente de nutrientes.

La cebolla nos aporta una buena cantidad de agua y aminoácidos esenciales.Además también nos proporciona:

Minerales (azufre, sodio, calcio, magnesio, calcio y fósforo).

Vitaminas (de los grupos B, C y E).

Mejora el funcionamiento de los riñones.

Además la cebolla nos ayuda a depurar las arterias de forma natural.

Equilibra la glucosa.

Las personas que padecen diabetes pueden encontrar un gran aliado en la cebolla, ya que tiene la capacidad de disminuir los niveles de azúcar en sangre.

Propiedades del ajo.

Esmalte de ajo.

Muchos platillos no serían lo mismo si no le añadimos ajo. Sus dientes o gajos no solo aportan un sabor característico a las comidas sino que, además, tienen decenas de beneficios.

Entre ellos destacamos:

Mejorar la circulación sanguínea: Gracias a un compuesto llamado alicina el ajo previene la formación de coágulos y mejora la circulación de la sangre.

Reducir la presión arterial: En conjunto con los beneficios circulatorios debemos mencionar también que este bulbo tiene la capacidad para equilibrar la presión, por lo que está recomendado para aquellas personas que padecen hipertensión.

Baja el colesterol: Ya que tiene tanta incidencia en la sangre, no podemos dejar de lado esta maravillosa propiedad: reducir los niveles de colesterol y grasas que se acumulan en las arterias.

Beneficios del ajo.

Fortalece el sistema inmunitario:

Los compuestos del ajo aumentan las defensas. Por ello un consumo regular reduce enfermedades del tipo infeccioso tales como resfriados, gripes y anginas.

Es antiinflamatorio:

Como si no fuesen suficientes las bondades del ajo, añadimos una más y es que reduce la hinchazón de forma natural.

Por ejemplo, se usa para problemas articulares (artrosis o artritis) e inflamación de próstata en los hombres.

Propiedades del limon

Desodorante de limón.

Este cítrico tan conocido por su color amarillo y su sabor ácido que se emplea tanto en preparaciones dulces como saladas y también en infusiones tiene muchas propiedades curativas y preventivas. Si consumimos medio vaso de su zumo (100 ml) estaremos aportando 53 mg de vitamina C al organismo. Este nutriente es un estimulador natural de las defensas.

El limón tiene la capacidad para depurar de forma natural tanto el hígado como la vesícula. Así, sirve para fomentar la producción de bilis y reducir la grasa hepática.
Limpia la sangre:
Durante el proceso de depuración del hígado este cítrico también “aprovecha” para hacer una limpieza sanguínea y eliminar grasas y demás elementos nocivos para nuestra salud.
Limón Protege de los radicales libres:
Al ser rico en antioxidantes, es fundamental para reducir los efectos negativos de los radicales libres causantes de tantas enfermedades y problemas.
El limón protege las células de sus ataques.
Comer cebolla, ajo y limón.
Sabiendo las propiedades de cada uno por separado, podemos darnos una idea de sus capacidades. Sin embargo, cuando los “unimos”, estos tres alimentos se convierten en superpoderosos remedios naturales.
Debido a la concentración de minerales, vitaminas y demás nutrientes cebolla, ajo y limón son imbatibles, nuestros mejores aliados si queremos gozar de una salud de hierro.
Este remedio casero sirve para prevenir y combatir las típicas enfermedades invernales (resfriados y gripe).
Además, también puede utilizarse para mejorar la salud de la sangre, reducir el dolor o la inflamación y eliminar las toxinas presentes en el organismo.

Ingredientes:

3 dientes de ajo.
1 cebolla (mejor si es morada).
1 trozo de raíz de jengibre (3 cm).
3 limones.
½ taza de miel pura (150 g) .

Preparación:

Pela los ajos, pícalos y muele en un mortero hasta conseguir una especie de pasta. Pela la cebolla y rállala encima de los ajos. También ralla la raíz de jengibre.
Exprime el zumo de los limones y añádelo junto a la miel a la preparación. Tapa y deja reposar toda la noche (unas 8 horas). Pasado este tiempo, filtra y vierte en un frasco de vidrio con tapa. Puedes guardar en la nevera durante un mes.

Modo de consumo:

En función de para que lo queramos deberemos tomar una cucharada, una vez al día (como prevención) o una con cada comida principal (tres tomas) como tratamiento de cualquier enfermedad.