Saltar al contenido
Curarnos Naturalmente

Berenjena

octubre 29, 2019
Berenjena

Hierba anual, espinosa, pubescente. Alcanza hasta un metro y medio de altura, sus hojas son ovales, angulosas y de color violáceo. Las flores son grandes y de color violeta. Los frutos, de coloración violeta oscuro, con forma ovoide y alargada, y piel lisa y brillante, son comestibles y muy consumidos en todo el mundo. Su forma, tamaño y color varían según las diversas especies.

Cuando aún no ha madurado, el fruto contiene una sustancia tóxica denominada solanina, hecho que obstaculizó su consumo durante un largo período, sobre todo en Europa. Con el tiempo, el hombre llegó a obtener variedades menos amargas y más comestibles. La solanina es un alcaloide ligado con azúcar, y pierde su efecto con la cocción. Se encuentra también en la papa (patata), precisamente en las partes verdosas que aparecen poco antes de la germinación.

La berenjena es conocida desde la Antigüedad, y los científicos suponen que es nativa de la India. En los inicios de la era cristiana, se propagó a otros lugares; esto es sabido, en particular, por los trabajos de Avicena en el siglo XI.

En los antiguos escritos chinos, se recuerda la berenjena desde el siglo VI; se conocía en África del Norte aún antes de la Edad Media, y también llegan hasta nuestros días algunos detalles sobre el uso que de esta planta hacían los antiguos egipcios.

En Europa, la “baya azul” apareció en el siglo XIII, inicialmente en los países más cálidos: Italia, España, Francia y, más tarde, en Bulgaria y Rusia.

A finales del siglo XVIII, comienza a cultivarse en gran cantidad con fines comerciales y, en la actualidad, se encuentra muy difundida, fundamentalmente en la India, China, Irán, Turquía y Japón.

Nombres

Nombre científico: Solanum melongena. En inglés se llama eggplant; en Francés, aubergine o melongene; en italiano, petronciana o melanzana, y en portugués, berinjela o brinjela.

Familia: Solanáceas.

Cultivo

Se siembra en la primavera y el verano. Prefiere el clima caluroso, pero no es muy exigente con otros tiempos de clima. Cuando los plantitas alcanzan 15 cm, hay que trasplantarlas en terreno, dejando una distancia de 1 m entre cada una. Se cosecha dos meses después del traslado.

Propiedades

Las hojas de berenjena se utilizan en forma de cataplasma para ayudar en curaciones cutáneas. Preparadas en infusión, activan la secreción urinaria y ayudan a eliminar los cálculos de la vejiga. Su fruto es rico en calcio y fósforo. Es ligeramente indigesta; por eso es mejor comerla al mediodía.

Bien cocida, es un remedio para el insomnio, disminuye el colesterol y favorece la forma de orina.

Su aceite se emplea para aliviar las afecciones reumáticas y activar la circulación mediante masajes. Bastará con freír, en abundante aceite, la piel de dos berenjenas durante dos horas, sin que se quemen, y conservarla en un frasco de cristal cerrado.