Saltar al contenido
Curarnos Naturalmente

Artemisa

octubre 29, 2019
artemisa

Es una hierba vivaz. Alcanza hasta un metro y medio de altura y es ligeramente aromática. Sus hojas son verdes oscuras en la parte anterior y plateada en la superior. Los tallos son levemente pilosos y presentan un matriz púrpura. Las flores son púrpuras o amarillas, y desabotonan en cabezuelas densamente agrupadas. El sabor de las flores es dulce, y el de las raíces, un poco amargo.

Con fines medicinales, se utilizan las hojas, las flores y las raíces. También se la emplea con fines ornamentales.

Nombres

Nombre científico: Artemisia vulgaris, y proviene de Artemisa, la diosa griega protectora de las parturientas y mujeres enfermas.

Familia: Asteráceas.

Cultivo

Se propaga por semilla o por división de ramas. Prefiere los suelos ricos y los lugares soleados. Las cabezuelas florales se recogen antes de que abran, y secan rápidamente.

Las hojas y las raíces se secan al sol en lugares aireados. Luego se pueden conservar en bolsas plásticas o en frascos.

Propiedades

La artemisia en tónica y aperitiva. Se emplea para curar convulsiones infantiles y epilepsia. Su tisana es excelente para el reumatismo. Está contraindicado para mujeres embarazadas. Externamente, se agrega al agua para realizar baños de pies.

  • Convulsiones infantiles: picar 0,02 g de raíz seca con un poco de azúcar. Administrar cada hora, aumentando la dosis hasta 0,1 g.
  • Epilepsia: mezclar 0,15 g de raíz seca en 30 gramos de azúcar. Administrarlo cuatro veces diarias.
  • Infusión para menstruaciones difíciles y dolorosas: verte 30 g de flores y hojas secas de artemisa en un litro de agua hirviendo. Endulzar con miel y beber una copa en ayunas en los días previos al período, y tres durante este.