Saltar al contenido
Curarnos Naturalmente

Ajo y miel

diciembre 10, 2019
01.2019 AJO Y MIEL

Olvídate de colesterol, presión alta, mala circulación con esta receta.

Ajo y miel

El ajo se a vuelto tan popular en nuestras vidas, tanto en el aspecto culinario como el medicinal, en muchas partes del mundo la gastronomía no seria la misma sin el, su peculiar sabor se aprovecha con otros condimentos para potenciar el gusto.

No obstante el ajo es mas grande que eso, desde la antigüedad al ajo se le conoce como un poderoso remedio natural para combatir diversas dolencias. El ajo posee propiedades preventivas como curativas, puede ser utilizado para combatir inflamaciones, enfermedades crónicas y varios tipos de infecciones.

Los expertos en nutrición recomiendan consumir el ajo crudo, de esta forma se conserva mejor sus principios activos, es conveniente prepararlo como remedio junto con la miel de abeja, debido a que es más fácil de ingerir y más importante aún, es que potenciar sus cualidades.

El ajo y la miel mejoran la circulación sanguínea.

Los compuestos azufrados del ajo, en combinación con los nutrientes de la miel, resultan ser altamente beneficiosos para el sistema circulatorio.

Ambos ejercen un efecto anti coagulante y tonificador de las venas, dicho efecto evita la formación de trastornos, como por ejemplo la trombosis y las venas varices.

El ajo y la miel disminuyen la presión arterial.

Si tienes problemas de presión arterial alta, puedes combatirla con la ayuda del ajo y la miel, seguramente ya estás consciente que la presión arterial alta es un grave riesgo para tu salud, utilizando la miel con el ajo puedes controlarla de forma natural, y por supuesto el mejor momento para hacerlo es en ayunas.

El ajo y la miel controlan el colesterol malo.

La alicina presente en el ajo, ayuda a desintoxicar la sangre y eliminar el exceso de colesterol malo en ella, Además de eso es muy eficaz para mantener bajo control los triglicéridos.

El ajo y la miel en contra de la inflamación.

Se ha comprobado que gran parte de los trastornos crónicos que afectan la salud, tienen que ver con el desequilibrio en los procesos inflamatorios del organismo. Tanto el ajo como la miel disminuyen la inflamación, y actúan como calmantes de afecciones como por ejemplo la artritis, La retención de líquidos y los trastornos musculares.

El ajo y la miel fortalecen el sistema inmunológico.

Las propiedades anti microbianas y antifúngicas presentes en el ajo y la miel, representan un enorme apoyo para la función inmunitaria de nuestro cuerpo. Ambos elementos incrementan la respuesta contra virus, bacterias y todo tipo de patógenos que intentan dañar nuestro organismo.

Modo de preparación:

Tritura o corta en trozos muy chiquitos 2 o 3 dientes de ajo y colócalos en una cuchara con miel cruda y orgánica. Come una cucharada a diario por 7 días antes del desayuno para experimentar un incremento de energía increíble, y llevar tu salud a un nivel óptimo.

 

Repite el uso de esta receta cada 3 meses para mantenerte saludable siempre, y aprovechar todos los nutrientes y beneficios preventivos del ajo y la miel.